Estas son las métricas a las que tienes que atender para valorar tu ecommerce

julio 10, 2018

Estas son las métricas a las que tienes que atender para valorar tu ecommerce

Aquello de “es que yo me dejo llevar por mi intuición” ha perdido todo el sentido o parte de él en la era de Internet. ¿Quién quiere intuición teniendo números?

En serio, grábate a fuego que a fecha de 2018 es una locura poner en marcha un negocio sin analizar las métricas. Y lo que es más importante, sin fijarse unos KPI’s. Lo contrario es matar moscas a cañonazos, dar palos de ciego. Las métricas, entonces, funcionan como análisis de sangre: hablan de la salud del negocio. Porque los números nunca mienten. Mal empleados pueden decir lo que quieras y engañarte a ti mismo. Pero mentir, lo que se dice mentir, nunca mienten.

En ese mismo sentido, te vamos a decir qué números tienes que tener en cuenta. Este artículo te va a servir para que cuando abras Google Analytics no te quedes mirándolo como un estudiante de filología se queda mirando a logaritmo.

Aquí las claves que tienes que tener en cuenta para medir la salud de tu ecommerce:

1. Ratio de conversión

El ratio de conversión es el porcentaje de visitantes que hacen lo que quieres. Normalmente, en un negocio de ecommerce –a no ser que seas un filántropo- lo que buscas es vender. El ratio, en ese sentido, se mide dividiendo porcentaje de ventas entre porcentaje de visitantes y multiplicándolo por cien. Aquí un número alto, implican buenas acciones.

Hay quien dice que lo ideal, que el porcentaje adecuado, es tener un 2%. Aunque dependerá siempre del negocio. El CEO de Lamborghini se dará con un canto en los dientes, seguro, si su ratio de conversión es del 0’1%.

Las dos claves para mejorar el ratio de conversión son mejorar el diseño y la experiencia de usuario. Piensa en la importancia de una buena imagen de marca.

  

2. Carrito abandonado

¡Ay! El carrito abandonado. Sólo el nombre da ternura. Es uno de los grandes traumas. El carrito abandonado es encender el horno para no hacer la pizza y quedarte con hambre. Dicho claramente: añadir algo al carrito y pirarse sin comprarlo. Dejando así al propietario de una tienda preguntándose qué es lo que ha hecho mal.

¿Las razones? Pues no estamos en la cabeza del cliente potencial. Pero quien más quien menos lo ha hecho alguna vez. Creemos, entonces, que hay un motivo principal: se añade todo al carro para ver cuánto cuesta con gastos de envío, impuestos y tal. Se compara con la competencia. Y te vas a ella, porque es mucho más barato.

La solución ante semejante drama de dimensiones bíblicas es mostrar a los visitantes los costes tan pronto como sea posible. Si puedes ofrecer envío gratis, perfecto. Si también puedes añadir a todos los partners de pago que puedas –applepay o paypal- aumentará la confianza del cliente en tu marca.

 

3. La métrica AOV

No, no nos ha faltado una E porque no queremos decir Aceite de Oliva Virgen Extra (aunque las siglas casi coincidan), hablamos del Average Order Value. La verdad es que en inglés suena mejor que en castellano, que es Valor medio del carrito. Esto es, en resumidas cuentas, la media de dinero que tus clientes se dejan en comprar en tu tienda.

Lo mejor para aumentar esta cifra es poner en práctica una técnica llamada upselling. Tal vez por el nombre te suene a suomi, pero si te digo que es lo que hace Amazon cuando te muestra productos relacionados, nos vamos entendiendo. Si quieres X, necesitrás Y. O si quieres X, igual te interesan estas otras X. La clave –vaya sorpresa- es ganar más dinerito por cliente. Y si una persona está dispuesta a comprar un producto tuyo, quizás le gusta algún otro.

 

4. Porcentaje de clientes repetidos

Lo de que segundas partes nunca fueron buenas es una frase con la que nunca he estado de acuerdo. Referencias cinéfilas aparte, cuando algo bueno se repite siempre es mejor. Y en el proceso de compra no iba a ser distintos.

Expertos dicen que cuesta hasta cinco veces más conseguir a un cliente nuevo que mantener a uno viejo. Es posible, además, que los clientes repetidos gasten más en cada pedido y que, para más inri, se conviertan en embajadores de tu marca.

La clave está en mostrarse como marca amigable: tener un sevicio de correo post compra, programas de fidelización… Incluso regalos. Por ejemplo, My Protein, tienda online de suplementos deportivos, a veces me manda (sin avisarme ni yo pedirlo) un regalito de vez en cuando. Apenas se gastan un par de euros y quedan como reyes.

 

 

5. La tasa de rebote

Esta tasa hace referencia al mirón. Al clásico mirón que, si pudieras ver, cogerías manía. Uno que entra en tu página y se va como ha venido: sin hacer nada. No se registran, no leen tus posts y, por supuesto, no compran. Sólo contribuyen a perjudicar tu posicionamiento en Google.

Pero… ¿es justo juzgarle sin saber por qué actúa así? Pues no, lógicamente no. Igual el culpable eres tú: igual los tiempos de espera de tu web son eternos. O el diseño es de 1998 –sí, nos dejamos llevar por las apariencias, somos asquerosos-. O tal vez tu producto no les interesa. Y, puestos a hacer ficción, puede que hayan llegado a tu página porque has invertido en publicidad en el medio equivocado. Por ejemplo: ¿qué sentido tendría que Stradivarious pusiera un anuncio en, qué sé yo, un periódico deportivo como el Marca? Tu mismo respondes: ninguno.

Así que esto es todo lo que tiene que decirnos la tasa de rebote.

  

6. Beneficios por fuente de tráfico

Esta métrica se puede traducir a la siguiente pregunta. ¿Cómo llegan los clientes a tu página web? Si tratas de generar tráfico rentable, es buena idea saber qué fuente es rentable. Lógiquísimo, pero hay que hacerlo. Ensayo, error. Ensayo, error.

Si por ejemplo metes dinero en Facebook para que entren clientes (habiendo hecho el trabajo de campo previo y tal), pero no entran, estás tirando dinero. Perdón por la analogía, pero es como toser y rascarse los huevos. Absurdo.

Así que es conveniente analizar las fuentes de tráfico y no abandonarlas por completo. Que no te funcione Facebook puede ser síntoma de no estar dándole el uso adecuado.

 






Artículos recomendados para ti:

¿Cómo empezar a vender en Instagram Shopping?
¿Cómo empezar a vender en Instagram Shopping?

julio 17, 2018 0 Comentarios

Instagram Shoping es el Santo Grial de los ecommerce.

Ver artículo completo →

Con estos consejos tu página “Quienes somos” quedará perfecta
Con estos consejos tu página “Quienes somos” quedará perfecta

julio 03, 2018 0 Comentarios

Como un apretón de manos. Así podemos empezar definiendo una de las páginas más visitadas y, al mismo tiempo, denostadas e infravaloradas de tu ecommerce.

Ver artículo completo →

El engagement en Instagram: qué es, cómo medirlo y cómo beneficiarte
El engagement en Instagram: qué es, cómo medirlo y cómo beneficiarte

junio 26, 2018 0 Comentarios

En el caso de las redes sociales, el que nos interesa, la palabra engagement se aplicaría al grado de interacción del usuario con tu cuenta.

Ver artículo completo →