Increíbles trucos para posicionar tu ecommerce en buscadores

marzo 15, 2018

EcommerceModa-trucos-posicionarse-buscadores

Igual que es cierto aquello de que “la vida imita al arte”, el mundo digital imita al mundo real. Al menos en algunas cosas: el posicionamiento de tu ecommerce es uno de ellas.

Pongamos el caso de que Telesforo funda una marca de corbatas y pretende abrir sus primeras tiendas en la Quinta Avenida, en Beverly Hills y en la Calle Serrano. ¿Verdad que nuestro amigo Telesforo se fundiría el presupuesto de cuatro generaciones en este impulso caprichoso?

Pues en el mundo digital ocurre algo parecido: posicionar tu marca en los primeros resultados de Google, Bing y Yahoo!, por ejemplo, es harto difícil. No obstante, hay una serie de trucos que te pueden ayudar a escalar puestos.

El principal problema, igual que en el de la marca de Telesforo, es el de la competencia. Y en especial, la competencia que suponen los marketplaces como Zalando o Amazon.

En la creación de un ecommerce no hay que dejar ningún cabo suelto e intentar rellenar todos los huecos que te ayuden a obtener más ventas. Recuerda: más azúcar, más dulce.

Del mismo modo que en la tienda de corbatas de Telesforo sería casi una infamia que tuviera el escaparate sucio, el suelo sin barrer y maniquíes con pajarita, tú tienes que tratar que en tu ecommerce todo esté a pedir de boca. Usa fotos propias, ten buenos tiempos de carga (el 40% de los usuarios abandonan una web si tarda más de 3 segundos en cargar), incluye tu catálogo en Google Shopping.

Lo mejor de todo es que si eres capaz de posicionar bien tu producto o servicio, conseguirás que la mayoría del tráfico que llegue a él sea de calidad, cualificado y con interés real en soltar guita.

Y para conseguir posicionar tu contenido te tendrás que apoyar en las siguientes tres patas: la página de producto, la de categoría y la del blog.

 

1 Factores a tener en cuenta en la página de categoría

Lo primero, hay que poner texto: una categoría sin texto es como ir a Valencia y no comer paella. Vale, no es la mejor comparación, pero creo que queda claro. No seas ceporro y pon un texto original y descriptivo. En este aspecto hay que pensar más en el usuario que en los buscadores, pero aquí te dejamos unos consejos sobre las palabras clave que puedes usar:

  • Palabras clave eventuales: básate en cuándo va a ser usado tu producto. En qué época, quiero decir. Por ejemplo: ¿vendes bikinis? Sabes que no tienes que posicionarte en invierno (por lo menos si tu público está en el hemisferio Norte).
  • Palabras clave descriptivas: el adjetivo descriptivo es lo suficientemente descriptivo, valga la redundancia. Encuentra las palabras que mejor definan tu producto y explótalas.
  • Palabras clave de marca: ¿cómo encuentran tus páginas los consumidores? Dale una vuelta a eso.

2. Cosas a valorar en la página de producto

Una cosa, antes que nada, posicionar un ecommerce exclusivamente a través del posicionamiento orgánico es más difícil que pasarse el GTA sin saltarse los semáforos. Pero aun así, es tu deber optimizar los factores SEO de tu página de producto. No obstante, si quieres posicionarte a través de anuncios en el buscador por antonomasia, puedes consultar nuestros servicios de SEM.

Pero vamos con lo que te interesa, aquí los trucos:

Encuentra el conjunto de palabras clave adecuado para posicionar tu contenido.

Lo primero es el nombre de marca de tu producto, si todavía no estás making it rain y tu nombre no aparece en los primeros lugares, aquí un consejo: apóyate en lo que estén haciendo otros. Otra opción es encontrar las keywords que describan tu producto y posicionar tu producto en base a eso.

Optimiza tus páginas de producto.

Revisa uno a uno todos tus productos y pon la palabra clave en el título, al comienzo del artículo y en la meta descripción (para que a la gente le entre el picorsito y quiera entrar en tu producto).

Un consejo con respecto al título: el clickbait es, en ocasiones, tan moralmente reprobable como eficaz.

La URL: cuela tus palabras clave y, un secreto: no incluyas artículos, determinantes ni preposiciones.

La descripción del producto también debe ser optimizada: dime qué vendes y te diré quién eres. Un consejo es hacer lo que hacen libros en su contraportada: tomar prestada unas palabras de la crítica (en este caso de tus clientes) y añadir una descripción jugosita, jugosita. Aquí pon características y añade palabras clave. Eso sí, no eres Javier Marías, no hace falta que te emociones: con 150 palabras va que chuta.

Mejora los atributos de la imagen: en el alt debes incluir la descripción porque, sorprendentemente, Google no tiene ojos y le tienes que decir qué son ese puñado de píxeles. Algo importante: que sean propias y que carguen bien, por Dios.

Bonus tip: enlaza productos y mejora la venta cruzada. Esto es lo mítico de Amazon de: “productos que han comprado otros usuarios” o “basado en el historial de compra del usuario”.

 

3. Y… el blog

Supongo que sabrás que Google posiciona, desde hace unos cuantos años, en base al contenido (de calidad, claro). Es por ello que en las pestañas de miles de páginas ha aparecido una nueva sección: Blog.

¿Por qué? Porque es una opción pintiparada para conseguir tráfico cualificado y hacer un mini-spam interno.

Por ejemplo: si Telesforo finalmente no abre las tiendas en los puntos anteriormente indicados y decide montar un ecommerce, podría escribir contenidos del tipo: “Cómo hacer un nudo de corbata Windsord” y dentro del artículo enlazar a una página de producto.

Aquí algunos consejos para hacer de tu blog una página fácil de encontrar para tus potenciales clientes y para que luego ésta se convierta en un lugar de referencia:

  • Encuentra blogs de tu competencia que consigan tráfico (WebSimilar te puede servir).
  • Mira qué palabras clave están usando para posicionarse.
  • Estudia todos los artículos de la competencia y haz una versión mejorada de ellos. “Los grandes artistas copian, los genios roban”. Lo dijo Picasso, y aquí somos muy cubistas, con lo que: si lo ha dicho Pablo, va a misa.
  • Promociona tu contenido. La clave del 80/20 (80% del tiempo para promocionar, 20% para escribir). Todas las acciones para promocionarlo son buenas: promoción en RRSS, contacto con influencers, boca a boca, guest blogging, Google Adwords…
  • Dale utilidad a tu contenido: concibe tu blog como un embudo que lleva a tus usuarios a las páginas de producto. Debes escribir posts que conviertan tu producto en la respuesta a los problemas de tus consumidores.

Y hasta aquí podemos leer. Si te han quedado dudas, ya sabes: escríbenos a nuestro correo, deja un comentario, llámanos o lanza señales de humo.






Artículos recomendados para ti:

Todo lo que tu marca necesita saber para contactar con un influencer
Todo lo que tu marca necesita saber para contactar con un influencer

marzo 22, 2018 0 Comentarios

Te dejamos esta ristra de claves, cosas que debes saber, tips o musts para contactar con influencers. En total, 20 consejos fundamentales para que tu relación sea un éxito.

Ver artículo completo →

Las claves fundamentales para optimizar tu campaña de Facebook Ads
Las claves fundamentales para optimizar tu campaña de Facebook Ads

marzo 08, 2018 0 Comentarios

Supongo que a ti lo que te interesa es sacarle el mayor rendimiento posible a Facebook Ads. Y para eso está este artículo, para contarte cinco claves fundamentales que hará crecer exponencialmente el ROI en Facebook Ads.

Ver artículo completo →

La guía definitiva para usar Instagram Empresas como un pro en 2018
La guía definitiva para usar Instagram Empresas como un pro en 2018

marzo 01, 2018 0 Comentarios

En Instagram no es lo mismo usar una cuenta particular que una de Empresas, de ahí que sea tan necesaria la lectura de este artículo para toda aquella marca que quiera posicionarse en Instagram.

Ver artículo completo →