Cómo conseguir seguidores en Instagram en 2018

febrero 26, 2018

ecommerce_moda_conseguir_seguidores_instagram

/: con este símbolo se podría resumir la gráfica que registra la proyección de usuarios de Instagram. Como bien sabrás (siempre y cuando no hayas estado recluido en una tribu amazónica durante los últimos cinco años), Instragram es la red que más lo peta a nivel mundial.

Y no tiene pinta de que esto vaya a cambiar.

Artistas visuales han convertido su perfil en las galerías del Siglo XXI; influencers son venerados como estrellas de rock; no somos pocos los que hemos cambiado nuestra forma de relacionarnos y nuestros hábitos; marcas que, Instagram mediante, se han posicionado en primera línea de guerra… La red fundada por Kevin Systrom le ha dado un viraje al refrán y ahora: “quien tiene un follower, tiene un tesoro”.

Y no vale cualquier tipo de follower. No vale aquel que no interactúa o el que le comenta “Awesome” a una foto muy normalita de tu cuñada. Aquí lo que nos interesa son los seguidores de calidad y no el típico bot.

Así que no nos andaremos con rodeos, si has llegado hasta este artículo es porque te interesa aumentar tu número de seguidores. Eso sí, al son de 2018. Porque, tenlo claro, es fundamental jugar con todas las herramientas de Instagram para hacer de tu cuenta un templo. No vale usarlo como lo usarías en 2014.

¿Empezamos?

 

1. Tu perfil: empezar por el principio

Supongo que esto ya lo habrás hecho, pero si no has acicalado un poco tu perfil, debes dejar de leer este artículo inmediatamente. O, mejor, leer este punto, ir a tu perfil, modificarlo y volver al artículo.

Si eres de los que cree en el amor a primera vista, estarás de acuerdo conmigo si digo que la primera impresión es muy importante. Y en Instagram no es diferente.

Antes de hablar de cada una de las patas que componen la creación y optimización de perfil, es importante que tengas en cuenta la puesta en marcha de una estrategia de posicionamiento.

El logo es clave. Si tu marca no tiene una identidad visual fuerte, es el momento de dar un viraje. El diseño de un logo que resuma la idiosincrasia de tu marca será de las primeras cosas que debas hacer. Huelga decir que es aconsejable que el logo sea la imagen de tu perfil.

El texto. ¡Ay, el texto! ¿Cómo presentarse? ¿Apuesto por una frase motivacional en inglés como Adidas con #NeverFollow? ¿Es MrWonderful y su buenismo la línea a seguir? ¿Tengo que poner un slogan inmodificable y que queda ahí para siempre? Por suerte o por desgracia, no hay nada escrito (chiste fácil) y tendrás que redactar adaptándote a tu público, a tu producto y a tu identidad. A pesar de que, como decimos, casi todo vale, aquí Inbound Cycle te ofrece algunos consejos. 

Una buena opción es pensar con el sentido del humor por bandera. Sin caer en clichés o en chistes burdos o soeces, una frase cómica puede ser tu carta de presentación.

Otra opción es la hipérbole. Jotdown, la mejor revista de periodismo narrativo de España, persuadía a los periodistas más reputados para que colaborasen con ellos diciéndoles que su objetivo era “conquistar el mundo”.

Un mensaje que llame la atención combinado sucintamente con otro que explique a qué te dedicas puede dar mucho juego.

En el texto de tu descripción, Instagram te permite incluir un enlace. Piensa que, en primera y última instancia, tu objetivo es vender. No desdeñes esta posibilidad e introduce un Call to action a tu web en la bio.

Algo bastante obvio: las cosas claras, el chocolate espeso y el perfil público.

Otra cosa importante. Ponte en situación: estás scrolleando por Instragram, ves una foto muy poderosa y atractiva desde el punto de vista visual, entras en la cuenta que ha subido la foto y ves que el ratio seguidores/seguidos está totalmente compensado (Ejemplo: 7’5k seguidos y 5k seguidores).

¿Qué haces? Pues probablemente lo mismo que el bueno de Abe Simpson.

2. Los contenidos

Una cuenta que haga todo esto bien pero que esté compuesta por fotos que parecen sacadas por un miope con un Nokia 3310, será un fracaso (aquí tienes 20 tips de TreceBits para hacer buenas fotos en Instagram).

Volvemos a lo mismo: la identidad visual de la marca es capital. Debes establecer una línea a seguir y desviarte de ella lo menos posible. Que cuando alguien vea una foto basada en el estilo que tú estés basando tu estrategia se acuerde de ti.

Este aspecto se relaciona bastante con el primero. Cuando alguien entre en tu cuenta tiene que sentirse visualmente atraído tanto por lo colectivo como por lo individual. Las fotos tienen que ser casi como teselas de un mosaico y tener una coherencia interna.

Para comprobarlo, hay aplicaciones como Preview-Design que te permite, entre otras cosas, ver cuán bello te quedaría poner las nueve fotos en un orden o en otro.

Tienes que entender Instragram como el espacio que ha sustituido a las galerías de arte. Extiende a cada foto el espíritu de tu marca y comisaría tu cuenta. Las opciones son infinitas.

Como tendencia de 2018, según Esquire, ya no se lleva mostrar la cara definidamente. Instragram parece dejar de ser ese lugar para el hedonismo y deja paso a la calidad por la calidad y al arte por el arte.

A diferencia de lo que ocurría en el protoinstagram, ya no es necesario que pongas todos los filtros del mundo. Está feo meterle un filtro valencia a una foto hecha con una Canon Eos 5D. La tendencia es la naturalidad. Más natural es bien. Ojo, naturalidad. No cutrez.

Naturalidad, no sólo en forma, también en fondo o en contenido. Se lleva bastante el tema entre bambalinas o backstage. Las marcas pueden generar Brand awareness y humanizar su identidad compartiendo fotos de productos, de clientes y de empleados. ¿Tus zapatos están en la fábrica? Prueba a subir una story enseñando cómo se hacen.

 Uno de los aspectos positivos de Instagram es la posibilidad de hacernos ver la vida real de influencers. El ser humano es muy voyeur. Mostrando el lado privado y cercano de las personas, es posible que crees o refuerces el vínculo de interés de tus seguidores.

Otra idea para saber qué contenido es más apropiado de subir es analizar las tendencias. Mira cuáles son las fotos más populares y piénsalas (¿qué las hace populares?). Al final la clave es analizar tendencias y siempre tener presente qué hace la competencia.

¿Con qué ritmo publicar? No seas muy turras  y mantén un ritmo constante pero no insistente en exceso. Encuentra el ritmo adecuado y publica regularmente. Recuerda, la virtud está en el término medio. Y éste, según dicen los expertos, es una foto al día.

Vale, bien. Pero, ¿qué días y a qué horas? Se sabe que los días en los que más actividad hay son los lunes y el día que menos, los domingos. Eso y que para publicar ya no imparta tanto la hora como todo lo que interactúen los usuarios con tu marca: el algoritmo de Instragram es así.

Por lo tanto, en este caso, el Test&Learn es una opción perfecta. Prueba a publicar a distintas horas y estudia qué fotos reciben mayor impacto. No es necesariamente sintomático (sobre todo porque hay más criterios a tener en cuenta) pero en el largo plazo podrás extraer conclusiones.

Recuerda: si haces todo bien pero tu contenido es una patata, será como toser y rascarse el codo: improductivo.

3. Te debes a tus seguidores

Esto es así. Igual que un bar se debe a sus clientes y tiene que tratarlos con mimo para que no se vayan al que está en la vuelta de la esquina, tú también te debes a tus seguidores.

Si te escriben comentarios, contéstales. Propón que mencionen a sus amigos en tus fotos. Organiza sorteos en los que premies su fidelidad. Dale a me gusta a sus fotos, coméntalas. Invítales  a que te etiqueten en sus fotos cuando se pongan tus prendas. Puedes darles pequeños incentivos. Haz todo lo que se te ocurra para fidelizar a tu audiencia.

La posición altiva de: subo mi foto y me olvido hasta mañana que me toque subir otra foto es un error. Instagram requiere tiempo porque probablemente no seas Prada y no puedas ir a tu bola.

Invierte tu tiempo, cuida a tus seguidores y recuerda: “Quien tiene un follower, tiene un tesoro”

 

4. Emoticonos y hashtags son sístole y diástole

Aunque parezca mentira, las descripciones de las fotos tienen su ciencia y es una ciencia compuesta por varias subciencias.

El texto

En primer lugar, el texto en sí. Igual que en la bio, tienes que adaptarte a tus productos, tu identidad y a tus clientes. Piensa en Adidas. No va a poner lo mismo en una foto de James Harden que en una de Childish Gambino. No va a poner lo mismo en la cuenta de Adidas Arabia Saudí que en la cuenta Adidas España. La descripción es un compendio de circunstancias. En cuanto a extensión: lo ideal (salvo en circunstancias excepcionales) es no dejar que salga aquello de “Ver más”.

Tres cosas. Uno, dale importancia a los emoticonos. Dos, si quieres escribir un texto con espacios entre párrafos, escríbelo primero en un editor de texto, cópialo y luego pégalo en la descripción de la foto de Instagram. Tres, Instagram es una red visual: es difícil que funcione una disertación de Marcel Proust.

Los hashtags

Por otro lado, los hashtags. Los hashtags son las keywords de Instagram. Sobre esto hay tantísimo escrito que no se sabe a ciencia cierta cuál es la mejor opción. Dicen que es mejor usar uno o dos. Otros que de uno a cuatro. Hay quien asegura que once es la cantidad ideal.

En lo que sí hay consenso es en su uso. Instagram te posiciona en la lupa en función de los hashtags, entre muchos factores.

¿Qué hashtag uso? Pues depende, puedes buscar qué hashtags usan tus seguidores y tu competencia y usarlos para segmentar. Puedes usar uno propio. Puedes incluso entrar en webs como TagsForLikes. Es un buscador de los hashtags que más likes te van a dar.

¿Qué hashtags no uso? ¿Te has fijado alguna vez en gente que pone #tagsforlike #likeforlike o #followme? Seguro que sí. Bien, eso es lo que no tienes que hacer. Tus seguidores, en caso de conseguirlos, serán spammers.

Usa hashtags populares y específicos de Instagram, no seas mangurrián y no uses un hashtag exclusivo de Twitter. Al menos, no de forma puntual. Como parte de una estrategia puede funcionar.

Súper consejito: los hashtags, en los comentarios. No en la descripción.

 

La geolocalización

Hay personas que buscan contenidos por zona. Esto es importante. Si subes una foto hecha en Nueva York, etiquétala en Nueva York. Pero lo importante que es que geoetiquetes las fotos en función de la ciudad en la que tengas tu domicilio social o tienda principal si es el caso.

5. Y las stories, ¿es que nadie va a pensar en las stories?

Sí, nosotros sí. Las stories son importantes en la misma medida (quizás superior, depende de cómo actúe tu audiencia) que las fotos fijas. Geolocalizándolas y hashtageandolas (toma verbo de creación propia) las posicionarás en la lupa de Instragram.

Pero no sólo eso, el servicio que proporciona Instagram desde principios de año de Stories Highlights es una opción pintiparada para venderte.

Como bien sabrás, puedes poner las que tú consideres tus mejores stories en un espacio ubicado entre las fotos de siempre y la bio.

¿Qué puedes poner aquí? Pues es una oportunidad perfecta para venderte a través de spots. Juega con ello: imagínate crear toda una película a partir de un puñado de stories de Instragram. Puedes poner desde el proceso de fabricación de la prenda de la que más orgulloso te sientas hasta la última colección.

Asegúrate el cuidado estético y el contenido informativo. El arte por el arte no tiene sentido en este lugar si no hay información que diga quién eres y qué puedes aportar a tus potenciales seguidores.

El grado más positivo de esto es saber que permanece permanentemente en una posición privilegiada, mientras que una foto que hayas subido en 2013 (supongamos que es la que más te gusta) estará condenada a ser olvidada.

Aprovéchate de absolutamente todo lo que te proporcionan las stories: haz encuestas, usa los gifs, mete ubicaciones... todo.

Bonus tip: Toda fuente de visitas ajena a Instagram es positiva. Piensa que Instagram, además de una aplicación, es una página web con lo que es conveniente que enlaces a ella desde todas tus plataformas. Desde Twitter y desde Facebook, sí, pero también desde un widget incorporado en tu página web.

Bonus tip x2: Si consigues que algún medio de autoridad en el nicho como Vogue o SModa hable de ti, tienes gran parte del trabajo hecho. Si te escribe (sea alguno de estos medios u otros de menor popularidad), dale todas las facilidades para que hable de ti.

Y hasta aquí podemos leer. Estos consejos que no requieren una inversión más que en tiempo, te pueden llevar a multiplicar exponencialmente tu número de seguidores (eso sí, en el medio o largo plazo y con una constancia y compromiso incuestionable). Otra opción es que le eches un vistazo a nuestros servicios de publicidad digital, a nuestro programa que te permite aumentar el número de followers o a nuestras campañas de micro-influencers.

Si te ha quedado alguna duda, estaré encantado de responderte e intentar ayudarte. Bien sea a través de un comentario en esta publicación, de una llamada de teléfono o de una señal de humo que tengas a bien lanzarnos.






Artículos recomendados para ti:

4 IDEAS DE COLABORACIÓN PARA IMPULSAR TU MARCA
4 IDEAS DE COLABORACIÓN PARA IMPULSAR TU MARCA

noviembre 02, 2018 0 Comentarios

Somos nuevos en la industria de la moda, sabemos más o menos de nuestro entorno y competencia y tenemos claro porqué nos adentramos en esta aventura, porqué va a ser nuestra marca y no otra la que triunfe en un sector en continuo crecimiento. 

Ver artículo completo →

CÓMO CONVERTIR A ESOS COMPRADORES ÚNICOS DE BLACKFRIDAY EN CLIENTES DE POR VIDA
CÓMO CONVERTIR A ESOS COMPRADORES ÚNICOS DE BLACKFRIDAY EN CLIENTES DE POR VIDA

octubre 23, 2018 0 Comentarios

Los compradores de Black Friday y Cyber Monday son únicos, muchos comprarán sus productos sin conocer la marca. La solución es captar su atención después de la compra, mantenerlos interesados.

Ver artículo completo →

CÓMO POTENCIAR TU TIENDA ONLINE PARA LAS NAVIDADES
CÓMO POTENCIAR TU TIENDA ONLINE PARA LAS NAVIDADES

octubre 09, 2018 0 Comentarios

¿Cómo puedes impulsar tus ventas de ecommerce de Moda en tus campañas navideñas? Parece pronto pero es mejor tener bien gestionada tu campaña para el periodo en el que se factura un 40% de los ingresos de todo el año.

Ver artículo completo →