15 trucos para mejorar tu tienda online

agosto 28, 2018

15 trucos para mejorar tu tienda online

Mejorar. Qué palabra tan vaga, ¿no? Quiero decir, mejorar puede significar muchas cosas en función del contexto. Por ejemplo, para un futbolista mejorar puede significar mejorar su golpeo de balón o ganar musculatura; para un escritor puede ser aprender el significado de nuevas o viejas palabras; para alguien que trabaja en marketing, a lo mejor mejorar es aprender a usar una nueva herramienta. Pero para ti, que tienes una tienda online, ¿qué es mejorar?

Creo que, en cualquiera de los casos, hay un hilo en común. Y la mejoría supone alcanzar un objetivo. O acercarte a él por lo menos. Entonces mejorar tu tienda online significaría acercarla a tu objetivo. Tu objetivo que, casi seguro, es obtener más ventas. Escuchar el clin clin de la caja registradora tantas veces como sea posible.

Otra cosa que está clara es que la mejora de una página web, de una tienda online, toca muchos palos. Implica demasiados factores. ¿De cuáles te vamos a hablar en este artículo? Principalmente de los relativos al diseño (aunque también de algunos trucos o consejos básicos que pueden habérsete pasado). En Ecommerce moda ofrecemos unos servicios de diseño que (está feo que seamos nosotros quienes lo digamos, pero es totalmente cierto) han mejorado –acercan al objetivo de vender más- la web de todos los clientes con los que hemos trabajado.

Bueno, promociones al margen, empezaremos con lo basiquísimo. Lo primero es tener un buen producto: lo contrario es ir a la guerra con una super soaker. Si ya tienes el buen producto, pero no el mejor del mercado, lo segundo es saber venderlo. Porque eso es el marketing al fin y al cabo.

Los componentes o patas que hacen el marketing online posible, por cierto, no son tan distintos de la vida real. El tema del diseño web, por ejemplo. Se trata de un tema que es como el amor a primera vista. Sí, la persona se descubre luego y todo lo que quieras. Pero el hecho de que alguien te entre por los ojos es fundamental. Es inherente a la condición humana. Y lo mismo ocurre con el diseño de la página web.

Así que, ya sabes, si quieres ser el enamorador, abre bien los ojos y lee con atención los consejos que te vamos a dar. Porque, una cosa te vamos a decir antes de empezar, el diseño web es un sello de identidad más tan importante como el logo. Eso sí, mucho más versátil, maleable y cambiante. Se trata de un asunto que se va renovando casi anualmente.

1. Manual de estilo

No como el que puede tener un periódico. Se trataría de un manual de estilo visual, un asunto vinculado con el branding. Se trata de tener cierta coherencia en lo relativo a la paleta de colores y a las tipografías elegidas. A no ser que seas desigual, lo lógico es que crees tu propio manual de estilo. Todas las marcas tienen una tipografía reconocible. Y eso es lo que tienes que buscar: que alguien vea tal color asociado a tal tipografía y piense: “Ah, ya sé, esta marca es esta”.

2. El online y el offline van de la mano

Nos salimos momentáneamente del tema web para decir algo básico. Si por ejemplo haces un tríptico, tarjetas de visita, postales o carteles para la M30, tienes que respetar la lógica del diseño establecida desde el principio. A lo loco no se vive mejor (bueno, igual sí, pero no se rentabiliza tanto un producto).

3. Un diseño limpio

Esto es lo que se lleva. Y lo sabes. Está claro que es una cuestión de gustos y de relación con el espíritu de la marca. Pero el diseño sencillo funciona muy bien. Apple es, probablemente, el principal referente y máximo exponente de esta filosofía. No obtante, a la hora de hablar de minimalismo también nos referimos a los bicromatismos. Hay algunas tendencias de diseño que están triunfando en 2018. Nos referimos a los colores vivos, a las texturas de la vida real trasladadas al diseño de la página o a los fondos sobre forma.

Tipografías: Lo dicho, esto es un auténtico mundo. El contenido visual va ganando terreno y el tamaño de la letra usado cada vez es más para llamar la atención que para otra cosa. Es decir, cada vez se usan más como forma y menos como herramienta comunicativa. Están bastante trendy las tipografías hand made o las vintage (aunque las sans serif y las circulares también están siempre de moda). Hay también una tendencia curiosa que consiste en combinar textos o títulos horizontales y verticales para llamar la atención

Dotar de confianza a la web: Tu página en la parte inferior debe ser como el mono de un piloto de Formula 1. Debe estar hasta arriba de sellos de seguridad. Contribuye a dotar a tu web de una sensación de confianza y seguridad inequívoca. Logos de tarjeta, logo de Paypal, certificaciones. Todo ayuda.

Call to Action: Hablando de llamar la atención, el Call To Action. El CTA es, en primera y última instancia, lo que quieres que pinche el usuario. O dicho de otra forma, sería el “Añadir al carrito” o el “Comprar ya”. Una condición innegociable es que se vea claro: tiene que estar destacado por forma y por color (que contraste con todo). El texto debe ser legible y corto.

4 Jerarquía visual

Las búsquedas: Tu página tiene que tener una caja de búsquedas. Sí o sí. Y debe ser llamativo. Es posible que si alguien entra a tiro fijo en tu página, el mecanismo sea el siguiente: entro, busco y lo compro. Y si el comprador no lo encuentra pues, lógicamente, no lo compra. La caja debe estar donde todo el mundo lo pone. Hay como un consenso tácito entre todas las páginas web que dice que la caja de búsqueda debe ir arriba a la derecha (como los baños en los bares)

Responsive design: Innegociable. El grueso de navegaciones y compras se produce desde el móvil. Si no adaptas el diseño de tu web (Shopify LINK te permite hacerlo) te estás pegando varios tiros en el pie. Y, además, si no lo haces es porque no quieres.

Como una pirámide, pero a la inversa. Salvo que forme parte de una estructura más compleja, lo primero debe ir arriba del todo. Y ya no sólo como una pirámide. Sino como muestra la ilustración de abajo.

5 Algunas cosas que no hay que hacer

usar mal los encabezados (las etiquetas de H1, H2 o H3). Se trata de una de las herramientas más potentes con las que contamos a nivel SEO. Y hay que saber usarla. Tampoco se puede (o no se debe, vaya) meter imágenes y vídeos muy pesados, sin redimensionar o de calidad baja. Es poco aconsejable meter poco texto en las páginas, abusar de los pop ups y que sea necesario mucho scroll para encontrar la información.

6 Rigor en el uso de imágenes

Esto es evidente y extrapolable a todos los sectores. Sea de lo que sea tu ecommerce. Una foto mal iluminada, con mucha rugosidad, mil filtros de por medio, asimetría con respecto a las fotos anteriores o siguientes (a no ser que forme parte de una estrategia y sea parte de la identidad de la marca, cosa que no creo) es un error siempre. Y aunque no es necesaria una justificación, la vamos a dar: la imagen es todo lo que tienes. Piensa que el cliente no puede tocar tu producto y hay gene qe es recelosa a la hora de comprar por internet. Con lo cual, una mala foto es el equivalente a vender una prenda de ropa, qué se yo, sucia y con mal olor.

7 La función zoom

La importancia de las fotos no acaba en el punto anterior. Si hablamos de ellas como una de las partes más importantes de la tienda online, tendremos que apostillar algún consejazo más, ¿no? Lo dicho, ya que el cliente no puede ver el producto, que el proceso de compra online se parezca lo máximo posible al offline. Que no sea algo así como: “cuando lo ves en Aliexpress vs Cuando te llega a casa”. Un zoom que te permita ver las texturas es canelita en rama.

8 La visualización 360

Es una opción cada vez más extendida. Supone mostrar tu producto sin trampa ni cartón. Como cuando un mago está haciendo un truco. Así tiene que ser la puesta en escena de tu producto (pero sin truco, claro). Supone una inversión mayor, pero el resultado en materia de credibilidad es elevadísimo.

9 Los productos, en su contexto

Es la acción publicitaria en la más pura de sus definiciones. La publicidad canónica, vaya. Pero no por clásico deja de funcionar. Más bien todo lo contrario. El caso, la acción es la siguiente: emplear modelos que usen tu producto.

10 Seguimiento ocular

Según estudios de neuromarketing, el ser humano tienda a mirar hacia donde mira el modelo. Es decir, si apuestas por incluir a modelos en tu página web y quieres que pinchen en algún lado, un superconsejo es el siguiente: dirige la mirada del modelo al punto en el que quieres que hagan click. Es como un Call to Action subliminal.

11 Evitar bancos de imágenes

Si quieres vender una emoción (y no tanto un producto o a alguien llevándolo), lo mejor que puedes hacer es usar material propio. Internet, al final, es casi como un pueblo: todos nos conocemos. Y la gente (no todo el mundo, claro) sabe diferenciar entre fotos de bancos de imágenes y fotos hechas por ti.

12 Demo del producto

Este punto depende del producto que vendas: si son camisetas o maíz inflado no tiene sentido. Si hablamos de mochilas, por ejemplo, la cosa cambia. Con el vídeo demo nos referimos a hacer una explicación del producto con expertos de por medio. En Madrid, por ejemplo, hay una tienda de juegos de mesa (Zacatrús) que tiene un canal de You Tube en el que una persona explica cómo jugar a su juego. Esto es útil tanto para el proceso precompra como para el postcompra.

13 Dar valor al usuario

Yo, particularmente, lo primero que hago si compro algo en Amazon es hacer scroll hasta leer las opiniones. A fin de cuentas me vale más la opinión de alguien que ha usado el producto que una descripción del mismo. En ese caso, se entiende que tener las opiniones abiertas dice mucho de la confianza que tienes depositada en tu producto y también en tu usuario. Además, es aconsejable invitar o incentivar a tus clientes a que opinen sobre lo que te compran.

14 Sucesión de consejos básicos

Puede que se te haya pasado hacer alguna de estas cosas, en tal caso, te lo recordamos: Habilita todos los métodos de pago posibles; refuerza la seguridad de la página y consigue certificaciones; inserta widgets donde sea necesario; no olvides colocar el botón de compartir en redes sociales; sácale partido al email marketing; usa bien shopify; destaca tus productos más importantes.

15 Un truco sobre meter miedo

Una pregunta sin ningún tipo de maldad, ¿eres tan cándido como para creerte que sólo quedan dos entradas para algún concierto cuando lo anuncian? Porque yo hasta hace poco lo era. Se trata, en la mayoría de las ocasiones, una estrategia para meter miedo. Y lo consiguen, vaya que si lo consiguen. Algún que otro truco del estilo es ese que Amazon usa tanto: la oferta sólo dura tanto tiempo. Crean una necesidad y de respuesta inmediata. Si lo traducimos  la vida real es el “me lo quitan de las manos” que llevas toda la vida escuchando en el mercadillo.






Artículos recomendados para ti:

4 IDEAS DE COLABORACIÓN PARA IMPULSAR TU MARCA
4 IDEAS DE COLABORACIÓN PARA IMPULSAR TU MARCA

noviembre 02, 2018 0 Comentarios

Somos nuevos en la industria de la moda, sabemos más o menos de nuestro entorno y competencia y tenemos claro porqué nos adentramos en esta aventura, porqué va a ser nuestra marca y no otra la que triunfe en un sector en continuo crecimiento. 

Ver artículo completo →

CÓMO CONVERTIR A ESOS COMPRADORES ÚNICOS DE BLACKFRIDAY EN CLIENTES DE POR VIDA
CÓMO CONVERTIR A ESOS COMPRADORES ÚNICOS DE BLACKFRIDAY EN CLIENTES DE POR VIDA

octubre 23, 2018 0 Comentarios

Los compradores de Black Friday y Cyber Monday son únicos, muchos comprarán sus productos sin conocer la marca. La solución es captar su atención después de la compra, mantenerlos interesados.

Ver artículo completo →

CÓMO POTENCIAR TU TIENDA ONLINE PARA LAS NAVIDADES
CÓMO POTENCIAR TU TIENDA ONLINE PARA LAS NAVIDADES

octubre 09, 2018 0 Comentarios

¿Cómo puedes impulsar tus ventas de ecommerce de Moda en tus campañas navideñas? Parece pronto pero es mejor tener bien gestionada tu campaña para el periodo en el que se factura un 40% de los ingresos de todo el año.

Ver artículo completo →